TRIUNFO DE ORO

Comparte

Universidad Católica derrotó a River de Uruguay en tierras charrúas por 2 a 1 y sumó un importante triunfo. El elenco de Holan se sobrepuso a las inesperadas bajas de Fuentes y Lanaro, y con actitud y buen fútbol inclinó la llave a su favor.

Previo al comienzo del encuentro, la UC recibió la noticia de que Germán Lanaro dio positivo por Covid-19, por lo que el central tuvo que ser aislado y no participó del encuentro. De esta forma, Ariel Holan tuvo que improvisar con la dupla Astaburuaga-Parot como centrales.

LA UC NO CONCRETÓ EN EL PRIMER TIEMPO

Pese a la negativa noticia, la UC salió a la cancha del Parque Viera imponiendo sus credenciales como el bicampeón del fútbol chileno. El cuadro de Holan le robó el balón al equipo de Fossati y generó las jugadas más peligrosas del primer lapso.

Con Aued libre para filtrar pelotas a la espalda de los centrales charrúas, Saavedra como la primera salida y el desahogo y un Buonanotte suelto, la UC le ganó el medio a River.

El gol cruzado llegó a los 9’ minutos, cuando tras un gran tiro libre ejecutado por Diego Buonanotte, Fernando Zampedri apareció en plena área y ponía en ventaja a Universidad Católica.

El dominio cruzado se mantuvo a lo largo del primer tiempo. Zampedri y Buonanotte tuvieron claras chances de aumentar el marcador, pero la falta de finiquito impidió que la UC anote el 2 a 0.

Cuando el primer tiempo se acababa, el árbitro del encuentro cobró un inexistente córner a favor de River Plate, que culminó en el empate de Sebastián Piriz. Injusto resultado al final de los primeros 45’, en donde Universidad Católica fue muy superior al cuadro uruguayo.

AUED NO FALLÓ

En el complemento, Universidad Católica sufrió la baja de Fernando Zampedri, tras un fuerte choque del cual no se pudo recomponer. En su lugar, ingresó Diego Valencia. Y el elenco cruzado sintió la salida de su goleador, ya que perdió todo el circuito de juego que había mostrado en la primera etapa.

Pero cuando River Plate pasaba a dominar el encuentro, un tiro libre ejecutado por José Pedro Fuenzalida generó un penal a favor del cuadro cruzado, tras una mano clarísima de un jugador del cuadro charrúa.

Luciano Aued fue el encargado de ejecutar el lanzamiento penal en el minuto 73’, poniendo en ventaja al cuadro cruzado, cuando más complejo veía el panorama.

En los minutos finales, el cuadro uruguayo sintió el golpe y la UC controló el encuentro, sin pasar mayores zozobras, quedándose con un 2 a 1 que le da una gran ventaja de cara al partido de vuelta.

Ahora, River Plate está obligado a anotar, al menos, dos goles en San Carlos si quiere eliminar a la UC. Triunfo indiscutible del cuadro de Holan, que fue muy superior a su rival a lo largo del encuentro.

LA UC ROMPIÓ LA MALA RACHA

De esta forma, Universidad Católica volvió a ganar de visitante en un torneo internacional, hecho que no ocurría desde agosto del 2015, cuando la UC de Mario Salas derrotó por 1-2 a Danubio, en tierras charrúas, al igual que hoy.

Sin fecha este fin de semana a causa de las primarias, la UC tendrá una semana para enfocarse en la llave de vuelta ante River Plate de Uruguay, en donde buscará sellar su pase a cuartos de final del certamen continental. Vélez Sarfield asoma como posible rival, en caso de que los precordilleranos avancen.